• Inicio
  •  / 
  • Artículos publicados en las ediciones impresas
  •  / 
  • Cuidado con los Rayos, son la mayor causa meteorológica de muerte
2007 Edición

Cuidado con los Rayos, son la mayor causa meteorológica de muerte

Dr. José Rubiera.

Las descargas eléctricas o Rayos son el fenómeno que caracteriza a las Tormentas Eléctricas, tan comunes en las tardes de verano

La mayor causa de muerte por fenómeno meteorológico en Cuba y en el mundo son las descargas eléctricas o rayos. Los datos son irrefutables y nos llevan a preocuparnos por este fenómeno atmosférico. Con los rayos se producen más fallecidos que en huracanes y tornados. Mire, mientras Ud. lee estas líneas, cerca de 2000 tormentas eléctricas están ocurriendo en nuestro planeta, las que en cada segundo producen 100 rayos o descargas eléctricas. Alrededor del mundo se producen 45 000 tormentas eléctricas cada día y 16 millones cada año.

Estudios recientes realizados por A. Mengana y un equipo de trabajo del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, señalan que las descargas eléctricas son en Cuba la mayor causa de muerte por fenómeno atmosférico: Como promedio 65 cubanos murieron anualmente por fulguración o rayo en el período 1987 - 2005. Esta elevada cifra se acerca a las estadísticas de otros países. Por ejemplo, en los EE.UU. hay unos 100 estadounidenses muertos anualmente por fulguración. En la economía, los daños son también grandes, con afectaciones en la infraestructura de comunicaciones, de conducción eléctrica, en los sistemas informáticos y aparatos electrodomésticos, entre otros, y así como incendios forestales.

En Cuba, las mayores pérdidas de vidas humanas ocurren entre los 16 y 30 años de edad, fundamentalmente en zonas rurales. Un tercio de los casos son mortales, y de las personas que sobreviven el 70% presenta secuelas permanentes. El mes con más muertes es julio con el 22,3 % de los casos, seguido de junio con el 21.4 % y 20.9 % en agosto. Son meses de verano, cuando se produce una mayor cantidad de tormentas eléctricas, aunque en menor medida éstas también pueden ocurrir durante la etapa invernal asociados a frentes fríos y líneas prefrontales.

La conclusión obvia es que hay que protegerse de los Rayos, y para ello hay que saber qué son y cómo evitar ser víctima de una descarga eléctrica. A ello dedicaré los siguientes párrafos.

 

VIDA DE UN RAYO

  1. Normalmente la tierra es negativa y en las nubes hay cargas negativas y positivas.
  2. En la base de las nubes de tormenta se produce una concentración de cargas negativas que induce cargas positivas en la tierra.
  3. Cuando el potencial eléctrico entre tierra y nube es de 100 a 1000 millones de Voltios, se genera en el aire un canal ionizado por el cual las cargas negativas van hacia tierra y las cargas positivas de la tierra van hacia la nube. Este proceso es invisible y dura 20 ms.
  4. Cuando se encuentran, se produce una inmensa chispa o descarga eléctrica de la tierra a la nube que dura 70 μ Esto se repite de dos a tres veces y varias descargas van de tierra a nube y de nube a tierra, hasta que se equilibra el potencial eléctrico. Todo el proceso de un rayo ha durado 0.2 s.

A medida que una tormenta eléctrica se desarrolla, se produce una concentración de cargas eléctrica dentro de la nube. La tierra es usualmente negativa respecto a la atmósfera, pero cuando una nube de tormenta pasa por encima de ella, la carga negativa que se ha concentrado en la parte inferior de la nube, induce una carga positiva en la tierra en varios kilómetros alrededor. Esta carga positiva va creciendo a medida que la carga negativa en la nube aumenta. La carga positiva en tierra fluye a través de los edificios, árboles, postes eléctricos, antenas y otros objetos elevados, en un esfuerzo por producir un flujo de corriente que equilibre el campo eléctrico. El aire, que es pobre conductor eléctrico, aísla las cargas existentes en la nube y en la tierra, hasta que ya no puede más. Cuando la diferencia de potencial llega a unos 100 a 1 000 millones de Voltios, se produce una inmensa chispa eléctrica, que puede ocurrir de una nube a otra nube, o lo que es más peligroso,entre la nube y la tierra. Estas son las que ocasionan daños y la muerte.

Por el canal conductor cruzan varias descargas, tanto de tierra a nube como de nube a tierra. La temperatura en el canal sube hasta 30 000 °C (cinco veces la temperatura del Sol), ocasionando un vacío momentáneo por la dilatación del aire, el que es cubierto con gran rapidez por el aire más frío de su alrededor, produciéndose el gran estruendo llamado "trueno". La corriente eléctrica alcanza 100 000 Amperios.

Hay acciones muy sencillas que se pueden realizar para protegernos de los rayos, como permanecer dentro de una edificación, o de un automóvil, evitar tocar agua y objetos de metal o ser el objeto más elevado sobre el terreno, no estar en elevaciones ni bajo árboles, y no montar a caballo, no estar en la playa, piscina, ríos o lagos; tampoco hablar por teléfono. Si la tormenta lo sorprende en un descampado, manténgase lejos de otras personas, quítese de encima los objetos de metal, acuclíllese con los pies bien juntos, incline la cabeza y tenga las manos recogidas: Es mejor mojarse con la lluvia antes que ser alcanzado por un rayo.

Es aconsejable tomar estas medidas desde que se escucha el primer trueno hasta pasados unos 30 minutos desde el último trueno o relámpago. Recuerde siempre que la mitad de las muertes por fulguración o rayo ocurren después que la tormenta ya ha pasado.