• Inicio
  •  / 
  • Artículos publicados en las ediciones impresas
  •  / 
  • Partitura original, melodía y letra, manuscrita por su autor Pedro "Perucho" Figueredo Cisneros, de "La Bayamesa, Himno patriótico cubano".
2018 Edición

Partitura original, melodía y letra, manuscrita por su autor Pedro "Perucho" Figueredo Cisneros, de "La Bayamesa, Himno patriótico cubano".

Museo Nacional de la Música

Partitura

 

Compuesta en 1867, fue cantada públicamente por vez primera por el pueblo de Bayamo el 20 de octubre de 1868, una vez liberado este por los insurgentes al mando de Carlos Manuel de Céspedes. Fue el himno de combate de los revolucionarios cubanos en las guerras independentistas del siglo XIX.

Perdido este documento en el incendio de Bayamo por los revolucionarios al tener que replegarse por el avance de las tropas españolas sobre la ciudad, en 1869 el propio Perucho Figueredo hizo en Camagüey una segunda copia también de su puño y letra, considerada igualmente original, que es la que aquí se muestra y se mantuvo resguardada en secreto hasta 1912.

Perucho figueredo

 

Desconociendo su existencia, José Martí solicitó al músico cubano Emilio Agramonte una transcripción al pentagrama del canto que se reproducía por tradición oral entre los revolucionarios emigrados en Estados Unidos, y la publicó en el número 16 del periódico Patria en Nueva York el 25 de agosto de 1892. En esta versión se omitieron las cuatro últimas estrofas de la letra, quedando intactas las dos primeras que es como se canta desde entonces hasta nuestros días.

Una vez terminada la contienda bélica, en la Convención Constituyente de 1900 fue declarada Himno Nacional de Cuba, en la versión armonizada e instrumentada para banda que de ella hizo el músico Antonio Rodríguez Ferrer, quien además compuso la vibrante introducción instrumental con que hoy la conocemos.

La condición de Himno Nacional le fue ratificada en la Constitución de 1940, en la de 1975 y refrendada en la Ley No. 42 de Símbolos Nacionales de 1983 por la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba.

Con motivo de haber sido cantada La Bayamesa públicamente por primera vez un 20 de octubre, el Estado Socialista declaró esa fecha como Día de la Cultura Cubana, mediante el Decreto No. 74 del Consejo de Ministros, de 22 de agosto de 1980.